26
Nov

Inglés en el día a día

Para aprender inglés es básico contar con un buen profesor nativo capacitado e incorporar la nueva lengua en nuestra vida cotidiana, en el día a día.

El apoyo de un profesor que cuente con un método específico y que te guíe en el aprendizaje, el trabajo individual y modificar algunos de nuestros gestos cotidianos hacen que el progreso sea realmente rápido y efectivo.

Los cursos de inglés en la escuela de idiomas tienen que ir acompañados de algunas prácticas que formen parte de nuestra vida cotidiana.

¿Cómo aprender inglés en tu día a día?

Ver televisión en inglés con subtítulos en inglés.

Esta práctica es sin duda la más destacada de todas las aconsejadas. Es muy importante escuchar, el “listening” es lo que más hay que trabajar, porque es la base de todo lo demás.

Incorporar este hábito en nuestra vida cotidiana es una oportunidad de oro para mejorar la compresión auditiva.

Es muy importante acompañarlo de subtítulos en inglés y ver una programación (series, documentales, informativos, etc..) acorde a nuestro nivel. Si vemos una película con un vocabulario muy coloquial o una serie de humor con muchos chistes, nos frustraremos si no entendemos. Déjate recomendar, por los profesores de tu escuela, que ver y descubrirás lo mucho que te ayuda a progresar rápidamente.

Leer, leer y leer

Busca libros de temas que te gusten en inglés y adecuados a tu nivel.

Con la lectura extensiva (lectura de larga duración con pocas pausas de carácter educativo) asociamos las estructuras gramaticales y el vocabulario con el uso correcto del inglés. Con el tiempo sabremos de manera natural cuándo una expresión o frase es correcta, tal y como sabemos qué expresiones o frases son correctas en nuestro idioma nativo. Por otra parte, la lectura nos ayuda a aprender y memorizar, y nos amplía el vocabulario.

En principio no recomendamos el uso del diccionario, debemos intentar   deducir su significado por el contexto, es así como aprendemos con el idioma nativo, ahora bien, puntualmente puede ser un buen elemento de apoyo.

Aprovecha TODAS las oportunidades que tengas para conversar en inglés.

Intenta relacionarte con nativos, cualquier excusa es buena, un turista pidiendo información, atender las llamadas de la oficina en inglés, asistir a actividades lúdicas en cafés y bares, muchos organizan puntos de encuentro para fomentar la conversación, asistir a locales frecuentados por angloparlantes, participar en actividades que organizan muchas escuelas de idiomas para fomentar la conversación, etc…

Practica la conversación en inglés todo lo que puedas y que forme parte de tu día a día.

Escuchar la radio online en inglés mientras vas en el coche o estas preparando la cena.

Con 15 minutos diarios mejoraras mucho tu comprensión auditiva. Gracias a internet tenemos acceso a buenas emisoras, elige una que te guste y ponte con ello.

Es importante que al principio te familiarices con los sonidos y ritmos del idioma. En cuanto te familiarices con las estructuras gramaticales, no necesitaras traducir, tu mente se entrenará para pensar en inglés.

Pensar en inglés.

Muy fácil y divertido ya que tus pensamientos están desinhibidos y no da miedo hacer el ridículo. Acostúmbrate y de manera natural las palabras saldrán de tu boca sin darte cuenta. Y no tengas miedo de hablar solo, no es que estés loco, estas aprendiendo inglés.

Estos hábitos nos ayudarán, y mucho, a progresar rápidamente, pero no olvidemos que los Cursos de Inglés guiados por profesores expertos y nativos, que impartimos en nuestra escuela de idiomas, guían y corrigen nuestro aprendizaje y son determinantes para el correcto dominio del idioma.